Así es ‘El mundo en una botella’

21 Abr 2010
0 comentarios
comentar
trackback
Compartir

Unai es peluquero y un día decide escribir un diario en el que contabilizar el rendimiento de su modesta empresa. Este librito se convertirá en la hoja en blanco donde poder describir sus emociones y estados de ánimo, porque Unai pese a ser un chico extrovertido, jovial y atento con sus amigos, ha descubierto que tiene un problema en casa: Enrique.

Por / NarrativaGay.com

El autor, Frederic Mayol, se atreve a poner el dedo en la llaga de una situación incómoda para muchos hombres y que, en muchas ocasiones, se prefiere mantener oculta por vergüenza: la violencia machista gay. Conversamos con él sobre ‘El mundo en una botella’.

el-mundo-en-una-botella- ¿Cómo se ve el mundo en una botella?
Distorsionado, como en una cárcel de cristal. El peor sitio donde puedes estar porque ves todo lo que pasa a tu alrededor pero el cristal te impide interactuar con tu entorno para modificar tu vida y escapar porque la salida es un cuello demasiado estrecho para poder pasar por él.

Así es como se siente Unai, como si estuviera viviendo en una botella de donde no puede o no sabe escapar.

- ¿Qué supone la novela en tu trayectoria como narrador?
Es un punto de inflexión en mi corta carrera como escritor por dos motivos: porque es la primera que publico en castellano y porque es también la primera que no va dirigida a un público juvenil. Además, claro está, de pasar de un registro de aventuras a un registro dramático.

- ¿Qué se encontrará el lector en tu novela?
Una historia que le hará reflexionar sobre las relaciones entre las personas, no solo entre amantes. Encontrará drama pero también dosis de humor, compañerismo y amistad. De hecho la historia es más sobre la amistad y cómo nos comportamos con nuestros amigos cuando no todo lo que les pasa es feliz.

- ¿Cómo te surgió tratar la violencia de género en tu novela?
Surgió después de escuchar una noticia en la radio en la que un chico maltratado por su pareja masculina denunciaba la indefensión en la que se encontraba después que el juez dictaminara que su caso no era violencia de género porque, según él, entre una pareja de personas del mismo sexo no hay relación de poder de una sobre la otra. Para la justicia la violencia de género sólo se da entre un hombre y una mujer. Lo encontré muy injusto porque ni siquiera impusieron una orden de alejamiento.

Esto me hizo reflexionar y pensar que la violencia de género, o llamémosla violencia doméstica, en el mundo homosexual está muy silenciada, como si no existiera y sé que existe porque he conocido algún caso.

- ¿Qué le aconsejarías a aquellos jóvenes que se encuentran en la situación de Unai?
Bueno, no soy nadie para dar consejos, por suerte nunca me he encontrado en medio de una situación parecida. Sin embargo les diría que piensen que no estan solos, que siempre hay alguien a quien acudir para pedirle ayuda: amigos, familia o alguna asociación. Que no lo vivan solos ni se lo callen, que la culpa no es de ellos sino del maltratador.

El autor del libro, Frederic Mayol

- ¿Cómo se puede pasar de tener una relación perfecta a convivir con un compañero obsesivo y brutal?
No lo sé, supongo que el sentimiento de posesión, de que tu compañero es tuyo y de nadie más. O porque realmente se ha terminado el amor y es incapaz de aceptarlo y culpabiliza a su compañero. O porque estan amargados de su vida y le hace pagar su propia frustración. Creo que puede haber muchos motivos o caminos para llegar a esas situación, sin descartar tampoco las enfermedades mentales.

- ¿Debemos guiarnos por los consejos o tomar nuestras propias decisiones?
Creo que podemos pedir consejo, como orientación, pero es importante que seamos nosotros quien tomemos las decisiones, no dejarlo en mano de terceros porque después los que nos equivocamos o no somos nosotros, no quien nos ha dado el consejo. Yo siempre pido consejo a varias personas, me gusta saber què opinan sobre las cosas que puedan afectarme pero siempre acabo tomando mi propia decisión por lo que he dicho, porque si hago lo que otro me dice que haga, aunque tenga razón, puede que no sea lo que yo quería hacer realmente y creeré que me he equivocado.

En un caso como el del libro, por muchos consejos que puedan darle a Unai, si no es él quien toma la decisión, no hará nada.

- ¿No puedes soportar que se rían de nadie por el hecho de ser gay, tener pluma y ser un escandaloso con pose de diva?
No puedo soportar que se rían de nadie por el motivo que sea. Cada uno es como es y a quien no le guste que se vaya con la música a otra parte. Soy tajante en esto porque en la escuela lo pasé mal por ser “diferente” al resto de mis compañeros y supongo que me afectó de alguna manera.

- ¿Duele cuando se pierde el amor?
Siempre. Duele cuando te dejan pero también cuando eres tu el que dejas. Descubrir que se terminó el amor es muy duro.

- ¿Qué motivos puede haber para dejar a tu pareja tras diez años?
Lo que has dicho antes, descubrir que se ha perdido el amor, o descubrir que a pesar de los años no hay un proyecto en común o que estas en esa relación por costumbre, por rutina, la desilusión, el desamor… puede haber infinidad de motivos y darse cuenta de esto es muy duro.

- ¿Podrías confiar en un homófobo como Dani?
Yo no lo haría. Creo que Unai lo contrata porque le sale un ramalazo misionero y piensa que puede llevarlo por el buen camino. Casi lo consigue pero lo tiene difícil.

- ¿Piensas que hay personas que huyen de un chico por ser portador del SIDA?
Sí, seguro, por desconocimiento y miedo de la enfermedad. De hecho confieso que yo me comporté así en una ocasión y cuando me di cuenta de lo que estaba haciendo me supo muy mal y rectifiqué. Por eso quise poner este episodio en el libro.

 

¡No me gusta!2 estrellas3 estrellas4 estrellas¡Me encanta! (¡Sé el primero en votar!)
Loading ... Loading ...

Noticias relacionadas:

Más sobre: , ,

Deja tu comentario

Cómo comentar

 


 





 
 
Más especiales

Gestionada por:OutMedia.es | Agencia de Comunicación, Marketing y diseño web especializada en difusión online