Comunicación especializada en Internet

Conociendo a mi nuevo novio parisino

27 ene 2011
2 comentarios
comentar
trackback
Compartir





cabecera estanochesexo blog Conociendo a mi nuevo novio parisino

Contenido para adultos | SuscríbeteMás artículos | Por Leonardo Mur

Al día siguiente siguiente de Navidad me subí a un avión camino a una nueva experiencia que yo esperaba que fuera un punto de inflexión, el que muchos deseamos cuando cambiamos de año. Jean Paul me esperaba en el aeropuerto como quien recibe chicos seleccionados en el extranjero todos los días, pero me daba igual, yo había pasado unos meses muy aterrorizado por su opinión sobre mí y ya lo había superado. Por puro instinto de supervivencia había planeado mi propio viaje ajeno en cierto modo al desconocido Jean Paul.

Esa misma noche empecé a interesarme sin remedio por Jean Paul, es un hombre, guapo con un cuerpo increíble, con aspecto y sueldo de triunfador, me hubiera sido muy difícil permanecer impasible si me lo hubiera propuesto. Él estaba fascinado por mi acento, le parecía elegante, cantarín y exótico y nos pasamos la noche hablando desnudos en la habitación. Me volvió el pudor por estar delante de alguien que ve modelos perfectos cada día en su trabajo y me puse retozón, calentándole con mi estrechez. El aumentaba pero yo no daba signos de estar más receptivo. Al final nos dormimos con las pollas hinchadas y en abrazados cómodamente sintiendo nuestras pieles, había algo entre nosotros, esa sensación de estar acompañado por alguien importante a pesar de no conocernos a penas. Hubiera podido enamorarme esa noche.

Portada grande paris Conociendo a mi nuevo novio parisino

Al día siguiente se fue a Londres a trabajar, y me dio los medios para divertirme por París en su ausencia. Pasé el día paseando en plan cultural, y motivándome a mi mismo fantaseando sobre mi plan nocturno sin mi novio parisino en la ciudad. Iría al L’Impact, un bar nudista cerca del hotel, la cosa no podía estar mejor ubicada si lo hubiera estado preparado.

A la hora de cenar se me hizo el típico nudo que se me pone cuando sé que voy a desnudarme en público. Pero cuando llegué a L’Impact descubrí que cuando estás a más de mil kilómetros de tu ciudad desnudarse y morbosear es mucho más fácil.

Había visto la pefecta arquitectura del rabo de Jean Paul, pero uno no está solo en París todos los días, y aunque en otras circunstancias hubiera disfrutado esperando la vuelta de Jean Paul y su miembro, debía ponerle los cuernos y aprovechar mi noche de soltería en el sex club. Me mentalicé de que lo mejor para conseguir mi punto de inflexión antes del 2011 era hacer todo lo que se me pusiera frente a las narices, y ponerme mis narices frente a todo lo que me diera la gana.

Muy pronto, os contaré cómo le puse los cuernos, y se los puse a tope.








pixel Conociendo a mi nuevo novio parisino
 

Noticias relacionadas:

Más sobre: , ,

2 Comentarios

  1. freddy dice:

    llamame y veras fotos en vivo 04247757159

  2. esteban dice:

    a ver cuando ponen fotos atrevidas, picantes y explícitas

Deja tu comentario


8 - 2 =

Cómo comentar

 


 





 
Más especiales

Gestionada por:OutMedia.es | Agencia de Comunicación, Marketing y diseño web especializada en difusión online