La guía gay de Barcelona

De viaje con… Martín Lobo a Venecia

16 oct 2011
2 comentarios
comentar
trackback
Compartir




de viaje con cabecera De viaje con... Martín Lobo a Venecia

De viaje con Martín Lobo a Venecia

Martín Lobo, periodista y autor de ‘Diario de Martín Lobo’ y del blog ‘Blogback Mountain’ nos lleva a la ciudad de los canales a través de su ojos…

REDACCIÓN

Pregunta. ¿Qué recuerdos tiene para ti Venecia?

Respuesta. He estado hace muy pocas semanas. Venecia llevaba mucho tiempo persiguiéndome. Cada vez que encendía la televisión, aparecía. Si estaba en un restaurante y encendía la oreja, en la mesa de al lado estaban hablando de sus canales. Si abría una revista, veía un reportaje. Si me llegaba un spam al mail, era de fotografías con sus canales. Así que me apetecía mucho conocerla de primera mano.

Me habían dicho que olía mal, que estaba intoxicada por el turismo, que era carísima… y quería comprobarlo por mi mismo. Además, ahora estoy escribiendo una segunda novela en la que Venecia tiene un protagonismo especial, es como un personaje más, y necesitaba conocerla bien. ¿Recuerdos? Muchos, y muy recientes. Me quedo con los palacios abandonados, como si fuesen un decorado de cartón piedra.

venecia De viaje con... Martín Lobo a Venecia

No parece un paisaje real. Y con la noche. Hay una niebla muy suave que lo envuelve todo (qué intenso me estoy poniendo). Cuando el ajetreo del día se termina y los turistas se van a dormir, la ciudad se vuelve silenciosa, solitaria… Hay miles y miles de callejones sin salida, que se enredan entre sí, que te obligan a perderte una y mil veces. Las paredes de las casas corroídas por la humedad.

Supongo que para los habitantes de la ciudad eso es un problema, pero lo cierto es que le dan un toque decadente que la hace especial. No me la imagino con todos los palacios restaurados, perfectos, llenos de color… El encanto está en esa estética gris, tristona, alicaída, de ciudad que lo fue todo a finales de la Edad Media y en el siglo XVI y que hoy no es nada. Bueno, un destino turístico, pero nada más.

martin lobo venecia viaje De viaje con... Martín Lobo a Venecia

P. Qué tenemos que ver…

R. Están los monumentos de siempre, la Plaza de San Marcos, el Palacio Ducal, la Galería… Pero eso es más de lo mismo. Yo recomiendo callejear, perderse entre las calles, andar sin mapa y alejarse del corazón turístico, cuanto más lejos mejor.

P. Lo mejor…

R. Lo mejor fue la compañía. Fui con una amiga, Rocío, que ahora mismo vive en Moscú. Fue divertido encontrarnos en el aeropuerto de Marco Polo y coger juntos el barco que te lleva desde allí hasta el muelle de San Marcos. Aprovechamos el trayecto, sobre el mar, para ponernos al día.

También me gustó la comida. Mucho. Después de todo el día caminando y haciendo y deshaciendo la ciudad, volvíamos al hotel, nos duchábamos, nos poníamos la ropa de guerra y nos íbamos a cenar por ahí, a alguna terracita frente al gran canal. Dos botellas de vino y dos pizzas después, arreglábamos el mundo. Bueno, eso se puede hacer en Madrid, pero en Venecia… como que sabe mejor.

Otra sensación impagable: ir paseando, entrar en una iglesia, y descubrir un cuadro de Tizziano en un ábside minúsculo. O una escultura de Miguel Ángel, o un mosaico bizantino al que no se le ha ido ni un ápice de color tantos siglos después…

mercado fruta venecia verdura 225x300 De viaje con... Martín Lobo a Venecia

P. Lo peor…

R. Todo el mundo dirá que la aglomeración de turistas, pero lo cierto es que a mi me gusta que en los sitios haya gente. No soporto una playa desierta, y tampoco soportaría que no hubiese nadie visitando un lugar. Es atípico, lo sé, pero soy así.

Me gusta el jaleo, las aglomeraciones, el ir y venir de personas por la calle. Y en Venecia es algo constante. Lo que me hizo menos gracia fueron los precios. Es un mal menor, supongo, un peaje que tenemos que pagar por visitar uno de los epicentros del turismo mundial.

P.Lo que no puede faltar en tu maleta…

R. Música, un libro, muchos calzoncillos –cuando viajo, tengo la manía de cambiarme de ropa cada dos por tres; me gusta estar limpio, muy limpio, como una novia el día de su boda-… Y me gusta viajar con dinero. No me gusta quedarme sin provisiones monetarias al segundo día. Tengo que tener la sensación de que puedo comprar cualquier cosa en cualquier momento.

Aunque luego no me compre nada. Tampoco es que me gaste cantidades industriales de dinero, pero sí que es cierto que soy el rey del despilfarro… Eso sí; el resto del mes, vivo en la más absoluta indigencia. Pero no me importa.

P.El destino huele a…

R. Agua. Huele a agua por todas partes. Pero no es un olor desagradable. Me gusta. Y a veces te sorprende, en cualquier esquina, el perfume de cualquier pastelería en hora punta. Sin palabras.

P.Sabe a…

R. Parmesano. Y a mejillones al vapor, deliciosos. Como ves, tengo una obsesión enfermiza por la comida.

martin lobo venecia viaje 02 De viaje con... Martín Lobo a Venecia

P. ¿Has llorado más o has reído?

R. No me dio tiempo a llorar, la verdad. Soy más de reír. Y con el vino, que no faltó en ningún momento, más.

P. Dónde dormir.

R. A veces, mi amiga Rocío y yo nos ponemos estupendos. Como trabajamos mucho y muy duro, si viajamos tiramos la casa por la ventana y cogemos una súper habitación en algún super hotel de cinco estrellas.

Se nos va un poco la cabeza con la bañera, con las camas deluxe, con la tele de plasma… Nos va el turismo de ‘amor y lujo’, qué le vamos a hacer. Y en los hoteles no escatimamos. Que conste en acta que he viajado muchísimas veces en condiciones infrahumanas.

No soy un pijo. Quizá ahora, con los años, me haya vuelto algo más exigente. Pero durante mucho tiempo he dormido en pensiones inmundas en Nueva York, compartiendo habitación con desconocidos que me robaban la litera, en hoteluchos de mierda en Marruecos… Recuerdo haber pasado noches enteras en un portal, pero eso lo dejo para otro día.

hotel cipriani venezia De viaje con... Martín Lobo a Venecia

P. Dónde comer.

R. En cualquier sitio. Y al contrario que con los hoteles, me gustan los sitios cutres, auténticos, viejos, sin mantel ni cuberterías finas. En los restaurantes casposos se come muchísimo mejor.

P.Para salir nos recomiendas…

R. En Venecia no hay mucha marcha, la verdad. El que quiera fiesta, que escoja otro sitio. Pero yo no fui hasta allí para conocer los ritmos del a noche. Eso lo tengo en Madrid todos los días, y me empieza a cansar. Un par de noches nos tomamos un par de copas en los bares cercanos a la Plaza de San Marcos, y terminamos en el único sitio abierto de toda la ciudad: la discoteca de un hotel de cuyo nombre, como Cervantes, no quiero acordarme. Fue divertido. Eso sí: 19 euros la copa.

P. Tu próxima vuelta será…

R. No lo sé. De Italia sólo conozco Roma y Venecia, y lo cierto es que tengo unas ganas inhumanas de volver a la capital. Venecia está, de momento, muy reciente. Y también me apetece, algún día, recorrer Italia en coche… Es lo que tiene ver ‘Un verano en la Toscana’ a la hora de la siesta en Antena 3; que le entran a uno unas ansias locas por conocer el país de arriba abajo. Así que ese es mi próximo proyecto viajero.

vaporetto venecia venezia 1024x768 De viaje con... Martín Lobo a Venecia

P. Algún momento vivido que recuerdes con cariño.

Uno de los días, después de andar durante horas, nos colamos en el guetto judío. Y mira que yo no soy muy de guettos, la verdad. Nos sentamos a tomar una cerveza en una terraza que había en un esquinazo de una placita, al sol, y rozamos el cielo con la punta de los dedos.

Otro momento: me compré un creppe con nutella, la versión continental de la nocilla, y me lo comí, en un éxtasis perfecto, en un banco frente a una iglesia… Y otro: viajar en el vaporetto por el gran canal al atardecer. Es como colarte sin pedir permiso en una postal, con la brisa y los palacios y la luz del sol desplomándose en el horizonte y todas esas horteradas que nos entusiasman a los turistas cuando salimos de casa.


pixel De viaje con... Martín Lobo a Venecia
 

Noticias relacionadas:

Más sobre: ,

2 Comentarios

  1. [...] De viaje con… Martín Lobo a Venecia [...]

  2. Pandora dice:

    Vaya viajecito! Enhorabuena, corazón. Cada día estás más guapo!. Seguro que a Rocío le emociona el recuerdo.
    Besos
    P.

Deja tu comentario


4 * = 32

Cómo comentar

 


 





 
Más especiales

Gestionada por:OutMedia.es | Agencia de Comunicación, Marketing y diseño web especializada en difusión online