La primavera en Holanda

1 abr 2013
0 comentarios
comentar
trackback
Compartir




Holanda bien merece una escapada. El país ofrece a tiro de piedra tres ciudades diferentes, modernas y dinámicas que puedes descubrir en un viaje de un fin de semana largo. Para viajar puedes escoger muchos de los vuelos que ofrece KLM y que salen desde más de 15 ciudades españolas. Una escapada que nos llevará a Ámsterdam, La Haya y Rotterdam para descubrir la amabilidad, cercanía y mentalidad abierta de los holandeses.

Ámsterdam es más que gayfriendly. Lo demuestra con el Homomonument, un espacio concebido como un recuerdo a todos los homosexuales asesinados por el nazismo pero también como reinvindicación eterna para el colectivo LGTB. Fue construido en 1987 y lo forman tres grandes triángulos rosas, uno de ellos en la orilla del canal Keizersgracht. Además, la capital de Holanda tiene innumerables servicios para el público gay que puedes consultar en la GayTic, la Oficina de Turismo dedicada al público gay de la ciudad.

No todo va a ser fiesta. Por eso Ámsterdam ofrece una oferta cultural muy interesante. Entre los museos, destaca el museo Hermitage. El museo, que se construyó como una sucursal del Hermitage de San Petersburgo, acoge esta temporada una exposición con la evolución y conexión de Matisse y Malevich.

amsterdam bicis bicicletas La primavera en Holanda

Al salir del museo no podremos dejar de fotografiarnos con el Magere Brug (Puente Delgado) al fondo. Este puente levadizo de madera fue construido en 1881 para comunicar las dos orillas del río Amstel, que fue el que dio nombre a la ciudad. Cuenta la leyenda que si atraviesas el puente por abajo, (en barco, claro) volverás a Ámsterdam.

Para dormir en Ámsterdam podemos encontrar infinidad de opciones, cuánto más céntricas más caras. Una buena opción si quieres estar desconectado del centro es el Lloyd Hotel. Este edificio que fue orfanato y residencia temporal de inmigrantes se ha convertido en un hotel frecuentado por artistas y en el que cada habitación es única. Desde una bañera en mitad de la habitación, una gran cama de 10 metros hasta una habitación más modesta con el baño compartido. Para todos los gustos y bolsillos. Desde 90 euros puedes hospedarte en este hotel que ofrece wifi gratis.Amsterdam Bruggen magere puente 300x199 La primavera en Holanda

Dar un paseo en barco por los canales de Ámsterdam es un lujo. Recorrer las fachadas del siglo XVII y ver cómo están inclinadas hacia los canales. Pero, la ciudad, que vive el futuro con normalidad no es sólo esto.

Las llamadas islas de Java y Borneo guardan la gran arquitectura moderna. El mayor ejemplo es el puente Pyton, este puente rojo en forma de serpiente sobre el río Lj. Esta misma zona alberga el complejo residencial llamado ‘Barcelona’, con fachadas vanguardistas con ondulaciones de rico colorido. Las casas, realizadas cada una por un arquitecto direferente, sólo comparte el ancho que han de tener: 4,5 de ancho.

Python Bridge amsterdam La primavera en Holanda

Durante el día puedes almorzar algo rápido, pero si quieres cenar a orillas de los canales podrás hacerlo en The Harbour Club, que también funciona como exclusivo club nocturno con sofás y divanes al aire libre.

La Haya, más que un tribunal

Acostumbrados a relacionar a La Haya con sentencias y tribunales, será una grata sorpresa descubrir que es una ciudad donde se respira tranquilidad. De hecho, es la ciudad en la que reside la reina Beatriz y donde se encuentra el parlamento. En sus calles y sus más de un centenar de parques se respira tranquilidad y sosiego adornado de atractivos holandeses.

Mauritshuis la haya  La primavera en Holanda

De visita obligada en La Haya son los museos Escher y el Madurodam. Este gran parque reproduce los principales monumentos del país a escala 1.25. Pero de una forma dinámica que te permitirá ver cómo se mueven los aviones en el aeropuerto, cómo navegan los barcos por los canales o cómo se apaga un incendio por los bomberos en miniatura.

Para comer o cenar en La Haya puedes acercarte hasta la plaza Plein, donde abundan los restaurantes de diseño con terraza. Entre ellos el Millers (Plein 10ª), en el que no es raro encontrarse a altos cargos políticos almorzando por estar cerca rodeada de instituciones oficiales.

Planea al menos dos horas y media para cenar en un restaurante en Holanda

Comer o cenar en un restaurante en  Holanda es sinónimo de sosiego y larga sobremesa. En los restaurantes nunca sirven el segundo plato hasta que todos los comensales hayan terminado el primero al considerarse de mala educación. Aún así, entre el primer y segundo plato pueden pasar hasta media hora. Con lo cual, si tienes planeado cenar en restaurantes calcula al menos dos horas y media de cena. Desde que llegas hasta que pagas la cuenta.

Antes de marcharte de La Haya no puedes dejar de ver el el Panorama Mesdag. Se trata de una pintura cilíndrica de Hendrik Willem Mesdag, famoso pintor de la escuela de La Haya.  La imagen, que mide más de 14 metros de alto y 120 metros de circunferencia, está ambientada con objetos que provoca la sensación de estar en un escenario real y no ante una pintura. Ayudan los sonidos y la profundidad del espacio.

Rotterdam, el futuro como presente

Rotterdam quedó totalmente destruida en la Segunda Guerra Mundial. Por este motivo, esta ciudad es sinónimo de modernidad y vanguardia. Destacan sus puentes y rascacielos como el del Manhattan Hotel. Este edificio alberga el único hotel de cinco estrellas de la ciudad con 230 habitaciones cuidadas y con vistas muy románticas.

Rotterdam es un buen sitio para alquilar una bicicleta y pasear por sus calles si no te has atrevido en Ámsterdam, con ella puedes ir a visitar las Casas Cúbicas, una construcción de 38 viviendas concebidas como un árbol y con paredes con una inclinación de 45º.

puente erasmus rotterdam La primavera en Holanda

La historia de esta ciudad como desembarco y salida de inmigrantes hacia otros países ha dejado su huella en el barco ‘De Rotterdam’. Este trasanlántico que viajaba hasta américa bajo la Holland America Line es hoy un hotel restaurado y amarrado a puerto. En una de sus habitaciones, la reina Beatriz se hospedó cuando era niña para viajar.

En defitinita, Holanda es un país al que siempre apetece volver. Aunque hayas estado cientos de veces. Esta vez, cruzamos por debajo el Magere Brug de Ámsterdam para pedir con fuerzas que llegue pronto nuestra próxima escapada al país de los tulipanes.

Un reportaje de Kike Aganzo

Imagen: Joserra Villar

Edición: EstaNocheGay.com

Voz en off: Miriam Godoy

Agradecimientos: Oficina de Turismo de Holanda en España, Oficina de Turismo de Ámsterdam, Oficina de Turismo de La Haya, Oficina de Turismo de Rotterdam y KLM.

pixel La primavera en Holanda
 

Más noticias:

Más sobre:

Deja tu comentario


7 * 8 =

Cómo comentar

 


 





 
Más especiales

Gestionada por:OutMedia.es | Agencia de Comunicación, Marketing y diseño web especializada en difusión online